sábado, 30 de octubre de 2010

¿Votan nuestros genes?

Hace unos días se publicó un artículo en el que se relacionaba ciertas formas de un gen con nuestras tendencias políticas. Como todos los estudios de asociación (llamados GWAS por sus siglas en inglés, ver Inmortales y perfectos, página 50) que están proliferando desde que secuenciar genomas tiene un precio asequible, son resultados que hay que valorar con precaución. Más aún si lo que se supone que definen es algo tan complejo como un comportamiento, que sin duda vendrá determinado en gran parte por factores no genéticos (el entorno). Como curiosidad, es un estudio interesante. Que nuestro comportamiento está definido en parte por los genes nadie lo pone en duda. Qué importancia tiene la herencia en el hecho que seamos liberales o conservadores es más discutible. Si queréis saber más, podéis escuchar aquí mi intervención en el programa de Luis Herrero sobre este tema.

3 comentarios:

Brian dijo...

Me ha impresionado el comentario de tu interlocutor en la entrevista cuando dice: "si habla Salvador, yo me callo y aprendo"; enhorabuena :)

Sobre el tema en discusión no puedo estar más de acuerdo en que debe prevalecer el principio de precaución y el sentido común frente al sensacionalismo (interesado o no). Y una cosa más: bien está que se investiguen las correlaciones genéticas con fines médicos, pero debería prevalecer el derecho a la intimidad del portador de los genes.

SM dijo...

Muy de acuerdo: unos de los puntos "calientes" éticamente hablando del campo de los estudios genéticos massivos es cómo garantizamos que la intimidad se preserva. No siempre es fácil.

omalaled dijo...

Yo lo veo más como una predisposición o como una mayor probabilidad estadística. Igual que cuando te dicen que tienes mayor o menor probabilidad de desarrollar un cáncer en función de tus genes.

Por cierto, de los derechos a la intimidad genética, Jesús Purroy en su libro "La era del genoma", habla mucho de ello. El libro está disponible en la web del autor (en papel está descatalogado).

Y no te rías cuando te pongan por las nubes... es verdad lo que dicen :-)

Salud!