viernes, 22 de octubre de 2010

¡Adiós, virus, adiós!

Tendríamos que estar dando saltos de alegría, pero la noticia ha pasado bastante desapercibida en la prensa. Por segunda vez en la historia de la humanidad hemos conseguido eliminar un microorganismo nocivo de este planeta. La primera, de sobras conocida, fue en los años setenta, cuando (ver Las grandes plagas modernas, p158) cuando se erradicó definitivamente la viruela. Esta vez la "víctima" quizá no es tan espectacular: el virus de la peste bovina (rinderpest), responsable de un importante número de muertes de ganado (y el correspondiente impacto económico) alrededor del mundo.

Esta era una enfermedad que hace tiempo que ya no se veía en Europa, pero que en la segunda mitad del siglo pasado aún causó muchos problemas en África y Asia. Hace 16 años que se montó la campaña de vacunación de animales para borrar este virus del mapa. Como las vacas no pueden optar por no vacunarse por motivos peregrinos, como hacemos a veces los humanos (ver Las grandes plagas modernas, p171), el éxito ha sido total.

Esta noticia es importate más allá de haber podido salvar la vida a unos cuantos miles de vacas (y de paso la economía y supervivencia de algunos países que dependen de la ganadería). Demuestra que si nos ponemos de acuerdo, no hay microbio que se nos resista (o casi), que tenemos las armas y la capacidad organizativa para frenar una epidemia si disponemos de la vacuna adecuada. Veremos más plagas de animales que serán completamente eliminadas siguiendo este ejemplo, esto seguro. Lo bueno sería conseguir lo mismo con algunos de los microbios que aún afectan a los humanos.

7 comentarios:

Alfonso M. Corral dijo...

Eso de que no haya microbio que se nos resista me parece tremendamente exagerado.

Llevamos muchísimos años intentándolo con la polio y no hay manera...

omalaled dijo...

Yo creo que si se quiere, se puede eliminar cualquier microbio. El problema es que no se quiere realmente.

Si se quisiera realmente se invertiría y se pondrían los medios.

Salud!

SM dijo...

De acuerdo Alfonso, es un poco exagerado. Hay microbios contra los cuales poco podemos hacer. De momento. Pero con una vacuna y un esfuerzo coordinado, podríamos eliminar muchos. La polio que citas es un buen ejemplo: no la hemos erradicado porque no se ha conseguido una vacunación universal eficaz. En Las grandes plagas modernas comento alguno de estos casos.

Omalaled también tiene su punto de razón. Muchas enfermedades que se ven en el tercer mundo son prácticamente invisibles para nosotros. Por esto es una buena noticia que se hayan esforzado en elimnar este virus, que tiene un impacto casi nulo en los países desarrollados pero que puede matar de hambre en África si ataca el ganado. Necesitaríamos más ejemplos como este.

Allau dijo...

Salvador, és cert que la pòlio està reviscolant per culpa de la gent que està en contra dels plans de vacunació?

SM dijo...

Allau, sí, això ha passat darrerament a Àfrica, concretament a Nigèria (més detalls a Les grans epidèmies modernes, p54 de l'edició catalana). Als països desenvolupats estem veient un retorn de malalties mig oblidades com el xarampió per culpa de la gent que no vol vacunar els seus fills (p65).

Devil's Advocate dijo...

Vengo desde Amazing.es y creo haber descubierto una buena fuente de información ciéntifica. Enhorabuena por tu blog, parece muy interesante, y se va de cabeza a favoritos en mi navegador.

Sobre esta entrada en concreto, parece que en efecto es muy buena noticia. Desde mi formación como biólogo, me planteo si cabe la duda de si es ético promover la desaparición de especies, por perjudiciales que estas sean. ¿Alguien se lo ha planteado o es una estupidez garantista? Ciertamente, es paradójico que nos hayamos cargado (y lo celebremos) una especie en el Año Mundial de la Biodiversidad :)

SM dijo...

Muchas gracias, Devil's advocate. Lo que dices es cierto y re relaciona con otro comentario que recibí hace un tiempo. El tema merecería que le dedicara otra entrada. SUpongo qeu los benefecios de eliminar un microorganixmo así sin superiores (para el hombre) a los posibles riesgos. En principio los virus tienen una participación muy concreta en las cadenas tróficas (suelen afectar sólo a una especie concreta) y no tendríamos que esperar consecuencias inesperadas de su desaparición... pero quien sabe! No se si alguien ha estudiado el tema con calma...